Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona. +info<
Seleccionar página

La tecnología 5G es una realidad en España desde 2019, cuando Vodafone comenzó el despliegue de su red de telefonía de siguiente generación en 15 ciudades diferentes de nuestra geografía. Actualmente, Vodafone, Movistar, Orange y Yoigo ofrecen cobertura 5G en 34 ciudades (aunque no todos los operadores en todas ellas), de momento, en las zonas con más habitantes o más comerciales.

La tecnología 5G es mandatoria como parte de los procesos de digitalización empresariales y de la sociedad. El propio Gobierno considera a esta tecnología como uno de los pilares del desarrollo económico y social del país. Así lo refleja el ‘Plan para la conectividad y las infraestructuras digitales, y Estrategia de impulso a la tecnología 5G’, aprobado por el Consejo de Ministros a finales del pasado año con una dotación de 4.320 millones de euros. De él, se dan todos los detalles en un completo documento al que puedes acceder aquí.

Lo que está claro es que la apuesta por 5G no es solo una cuestión de las operadoras, sino también una prioridad estatal y europea para reducir y eliminar la brecha digital todavía existente.

Comunicaciones universales, pero literal

Si bien el despliegue de las redes 5G empieza por las zonas urbanas, está previsto que desempeñe un papel importante en la digitalización de las zonas rurales. El objetivo es que, en 2025, el 100 % de la población tenga una cobertura de 100 Mbps, lo cual pasa por el despliegue de tecnologías móviles como 5G ante las dificultades que presentan otras como la fibra.

Las ventajas de las redes 5G frente a las 4G, incluso sin entrar en la distinción entre redes NSA y SA (Non Stand Alone y Stand Alone), son numerosas y entran dentro de apartados como la menor latencia o el mayor ancho de banda disponible en las conexiones 5G. Además, cuando la banda de 700 MHz entre en funcionamiento, la cobertura de las redes de nueva generación mejorará sustancialmente gracias al mayor alcance si se compara con frecuencias como la de 3.500 MHz.

El terminal móvil: que sea 5G

La pieza que falta en este rompecabezas del 5G es el propio dispositivo móvil compatible con ella. Es importante que los teléfonos 5G estén al alcance de una audiencia cuanto más amplia posible, mejor. Tradicionalmente, los terminales 5G se han circunscrito a gamas altas y medias-altas, pero propuestas como el realme 8 5G están cambiando esta tendencia y contribuyendo de manera activa a democratizar las últimas innovaciones en comunicación.

Además, es importante que la integración de 5G no sea a costa de sacrificar otras características o funcionalidades, y esa premisa se tiene en cuenta en el realme 8 5G. Llega en un momento clave para la adopción de este avance en las comunicaciones, que permite que la interacción con el dispositivo sea más ágil en tanto en cuanto el acceso a los servicios en la nube e internet es también más veloz.

realme 8 5G, conectividad y mucho más

El terminal 5G que ahora presenta el fabricante chino dentro de su familia realme 8, a la que pertenece el realme 8 Pro que lanzó hace algunas semanas, vuelve a ser un ejercicio de elección de tecnologías y componentes destinado a conseguir un equilibrio óptimo entre prestaciones, funcionalidad y precio.

No es la primera vez que la firma integra la tecnología 5G en sus smartphones: ya lo hizo con el realme 7 5G, con procesador MediaTek Dimensity 800U, o con el realme X50 5G, con un Qualcomm Snapdragon 765 5G, y ambos con pantalla de 120 Hz. Pero con el realme 8 5G alcanza una audiencia mayor al rebajar la barrera de los 200 euros como punto de partida para este modelo.

El procesador MediaTek Dimensity 700 5G es el encargado de proveer al terminal de un rendimiento todoterreno en juegos y productividad, así como de la conectividad 5G propiamente dicha. De hecho, se trata de una conectividad que encontramos en las dos SIM con las que es compatible este móvil. El SoC de 7 nm, por su lado, resulta muy eficiente energéticamente, aprovechando los 5.000 mAh de la batería de un modo óptimo, a lo que se suma la carga rápida de 18 W.

En cuanto al sistema fotográfico, hoy parte esencial en las prestaciones de un smartphone, podemos decir que cuenta con un sensor principal de 48 Mpx y apertura F1.8 acompañado de una cámara macro de 2 Mpx y otra de profundidad. El peso de las fotografías está en la cámara principal, que también exhibe una distancia focal de 26 mm muy versátil. Las fotos las podemos ver en su gran pantalla de 6,5″ con una tasa de refresco de 90 Hz, lo que mejora la experiencia visual por encima de los 60 Hz habituales en móviles de esta gama.

El impacto de 5G en la vida real

La tecnología 5G, más allá de ser un elemento más en una lista de especificaciones, es un salto cualitativo y cuantitativo importante frente a 4G incluso antes de que llegue el 5G “de verdad” o Stand Alone (SA) dentro de unos años.

Ahora que empresas como Telefónica ya llegan al 80 % de la población (gracias en parte a la tecnología DSS que permite combinar antenas 4G y 5G para ofrecer conectividad 5G), el beneficio que aporta 5G en apartados como el ancho de banda o la latencia es significativo. Más en un momento en el que la conexión a internet se usa prácticamente en todas las aplicaciones que manejamos en el móvil.

En efecto, las conexiones a internet son parte consustancial de la experiencia de uso de un móvil. Desde redes sociales hasta juegos, pasando por streaming de vídeos y sin olvidar que cada vez recurrimos más al móvil para compartir nuestros propios contenidos y no solo para consumir los de otros, la realidad es que el uso de internet prevalece sobre la experiencia offline.

5G supone completar transferencias más rápido y “hablar” con los servidores de un modo más ágil (la baja latencia se traduce en eso), lo cual hace que tengamos una menor sensación de espera en servicios y aplicaciones. Además, en contenidos streamingpodremos beneficiarnos de mayor calidad en las emisiones.

Otros usos de 5G: el smartphone como punto de acceso

Con 5G, y si tenemos tarifas con un saldo de gigas abundante o ilimitado, el móvil puede convertirse en un punto de acceso perfecto para conectar el portátil u otros dispositivos. Las conexiones 5G son mejores incluso que las que podamos encontrar en cafés u otros lugares públicos.

La seguridad es otro aspecto relevante: con un punto de acceso 5G en nuestro móvil podremos utilizar nuestros datos de pago o personales sin temor a que las redes públicas estén comprometidas. En este sentido, un smartphone como el realme 8 5G, con 5.000 mAh de batería para una autonomía muy dilatada (amén de la carga rápida), es un punto de acceso óptimo para nuestra tableta o portátil.

Igualmente, las emisiones en directo, de vídeos o podcasts, son otro escenario donde una conexión 5G en un móvil como el realme 8 5G, con su cámara frontal de 16 Mpx y 26 mm de distancia focal (un angular amplio), es la combinación perfecta para compartir nuestras ideas y disertaciones. O para participar en eventos online a través de plataformas como Zoom.

Aunque ya podemos disfrutar de la última conectividad en algunas zonas, cuando esta se generalice, seremos nosotros mismos quienes iremos descubriendo nuevas formas de exprimir el 5G en combinación con las posibilidades que nos brindan otras características de nuestro teléfono inteligente, sobre todo, las que hacen referencia a pantalla y batería.

Imágenes | realme, Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital y nPerf