Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona. +info<
Seleccionar página

Casi sin darnos cuenta estamos viviendo una transformación de nuestros hogares. En poco tiempo, hemos comenzado a convivir con elementos inteligentes que nos hacen la vida más fácil. Hablamos de dispositivos cotidianos que, gracias a la tecnología, pueden comunicarse entre ellos y conectarse a la red de redes.

El motor de todo esto se llama Internet de las Cosas (IoT). Está haciendo posible que disfrutemos de electrodomésticos con los que podemos hablar, sistemas de iluminación que controlamos de forma remota y tienen un alto grado de autonomía, aspiradoras que funcionan cuando no estamos o instalaciones con un mejor comportamiento energético.

Un hogar inteligente al alcance de todos

Es verdad que ya a finales de los años noventa del siglo pasado todos nos maravillábamos de aquel hogar inteligente que Bill Gates esbozó, eso sí, exclusivo para su economía. El jefe de Microsoft deslumbró al mundo con las virtudes de su residencia, adelantando muchas de las ventajas que ahora se están democratizando.

Algunos de los conceptos de esa vivienda del futuro siguen vigentes en la filosofía IoT de hoy en día, como que la tecnología debía ser lo más transparente posible al usuario, que la casa fuera capaz de reconocernos o que tuviéramos el control remoto de los dispositivos.

Sin embargo, un avance tecnológico no es relevante para el planeta hasta que la mayoría puede disfrutar de él. Hoy hemos llegado al punto de evolución en el que es factible crear de forma asequible dispositivos tan inteligentes como sencillos que permanecen interconectados dentro de nuestro hogar.

Y han sido empresas como realme las que han acercado estas innovaciones al gran público, ayudando a su universalización. El mejor ejemplo es su ecosistema Tech Life, donde integran la última tecnología en dispositivos inteligentes y conectados al alcance de cualquiera, desde el punto de vista económico, pero también por la sencillez de uso.

Los orígenes del Internet de las Cosas

Kevin Ashton y John Romkey con la tostadora conectada. Fuente: Wikipedia.

Queda claro que toda esta revolución de dispositivos conectados llega de la mano de ese concepto tan de moda hoy en día como es el Internet de las Cosas, en inglés Internet of Things (IoT).

Parece que lleva con nosotros toda la vida, pero nos acompaña desde 2009, cuando Kevin Ashton, profesor del MIT, usó la expresión de forma pública por primera vez. En realidad, el concepto se estaba utilizando en ámbitos de investigación desde 1999, pero no fue hasta que Kevin lo mencionó en un evento RFID Jounal cuando empezó a generar gran expectación.

Sería un error datar el comienzo de esta transformación tecnológica en un año concreto, habría que mirar muchos episodios anteriores en los que se conseguía que objetos se conectaran con algún fin. Algunos de ellos, antes de la época de Internet.

Pero, si queremos poner una fecha relevante que relacione a la red de redes con gadgets, nos tenemos que remontar a 1990 para ver como John Romkey, en el evento Interop, mostró el primer objeto conectado a Internet. Puede resultar gracioso ver cómo una tostadora se podía encender o apagar de forma remota, pero realmente era algo premonitorio.

Ha llovido mucho desde entonces y hemos avanzado meteóricamente. Si nos basamos en estadísticas de especialistas de mercado, como Statista, en el año 2020 se estimaba que habría en funcionamiento 31.000 millones de dispositivos IoT. Eso son cuatro gadgets por cada ser humano.

La inteligencia artificial entra en juego: AIoT

No hemos parado de evolucionar en todos los sentidos, más aún en el mundo de la tecnología. Justo ahora vivimos un punto y aparte que es justo reconocer y comprender: hablamos de la aparición de la Inteligencia Artificial de las Cosas (AIoT).

Se puede ver como un juego de palabras, pero estamos ante la unión de un concepto como es el Internet de las Cosas con la Inteligencia Artificial. Se trata de dos de las tendencias más punteras del momento, aplicadas para conseguir que nuestro estilo de vida sea más eficiente y de mayor calidad.

Los dispositivos no solo estarán conectados entre sí, comunicándose y pudiendo usarse de forma remota, la verdadera innovación con AIoT es que van a ser mucho más inteligentes, puesto que son capaces de aprender.

El objetivo de la nueva AIoT dentro de nuestros dispositivos es añadir una capa cognitiva y ejecutiva. Con ellas, se les habilitará para analizar situaciones por sí mismos y llegar a tomar decisiones sin la intervención humana.

Si tenemos que entender AIoT con ejemplos, podríamos pararnos a pensar en costumbres y hábitos que tenemos y que el dispositivo puede aprender con el uso diario: conocer la temperatura que nos gusta, la hora a la que se abren las cortinas automáticas o preparar el café antes de que lleguemos a la cocina.

También es interesante saber que los dispositivos IoT generan grandes cantidades de datos en su funcionamiento y, para lidiar con ello, la presencia de la inteligencia artificial resulta de gran ayuda. En definitiva, con AIoT nuestros gadgets van a dotarse de una mayor autonomía y eficiencia en todos los sentidos. Y es ahí donde realme quiere posicionarse bajo el paraguas de Tech Life, como veremos enseguida.

AIoT, una revolución en cuatro sectores

La AIoT promete transformar radicalmente cómo interactuamos cada día con nuestras casas, oficinas y ciudades:

  • Wearables: los dispositivos que llevamos puestos, como relojes inteligentes, pulseras de actividad, gafas de realidad virtual o auriculares inalámbricos. Están continuamente monitorizando nuestra actividad y manejan información de nuestros hábitos. Esa capacidad de aprendizaje personalizará el servicio que le reportan al usuario.
  • Ciudades inteligentes: pensando a un nivel más amplio, nos podemos encontrar ciudades que se beneficien de las capacidades del concepto AIoT recopilando información útil del transporte y mobiliario urbano.
  • Industria: la industria también quiere ser inteligente, incluso tiene su propio concepto conocido como Industrial Internet of Things (IIoT). Usar datos en tiempo real de las máquinas contribuirá a optimizar las operaciones y la logística.
  • Hogar inteligente: volvemos a encontrarnos con gadgets que tienen mucho que aprender de nuestra actividad, como altavoces inteligentes con asistentes de voz, televisores o termostatos. AIoT ayuda a que sean más eficientes y seguros.

Smartphone, centro del ecosistema

Los mejores ejemplos de la universalización de la tecnología AIoT los vamos a encontrar en el ecosistema Tech Life que está preparando realme. En él conviven wearables como smartwatches o pulseras de actividad, televisores, sensores de movimiento, altavoces, cámaras de vigilancia, aspiradoras, auriculares inalámbricos y sistemas de iluminación. Y esperan que crezca mucho más.

El centro de operaciones de todo este ecosistema no es otro que nuestro teléfono móvil, que nos ofrece la pantalla para controlarlos, así como para recibir las informaciones relevantes, y cuenta con la conectividad para operar tanto fuera como dentro de casa.

Una marca joven como realme puede presumir de ser actualmente el séptimo fabricante de smartphones del mercado, con un crecimiento anual del 808 %. No hay ninguna duda de que parte de una posición privilegiada para ofrecer el mejor centro de control en la nueva ola de productos AIoT.

Como con los teléfonos, el objetivo es que realme se convierta en la marca de AIoT que más rápido crece del mundo. Tech Life, más que una marca, quiere ser una plataforma para que marcas más pequeñas de AIoT saquen adelante sus iniciativas con la contribución de realme en tecnología, manufactura e infraestructura. El objetivo prioritario es diversificar el portfolio AIoT a gran escala y que el usuario tenga la mejor experiencia con un amplio rango de productos avalados por el sello de calidad y diseño de realme.

¿Quieres conocer mejor lo que están preparando? Atento a la cita.

Te invitamos a conocer el ecosistema Tech Life de realme

Es hora de subir de nivel nuestros hogares, el próximo 15 de junio vamos a poder conocer el ecosistema Tech Life, que pone al alcance de todos la última experiencia digital basada en el concepto AIoT.

Se van a presentar nuevos productos que nos van a ayudar a mejorar todos los ámbitos del día a día. Se dirigen a todo tipo de usuarios, pero con especial foco en los más jóvenes, incluyendo sus necesidades tecnológicas a nivel personal, familiar e incluso en los viajes.

Podemos adelantar que realme va a presentar un robot aspirador, pero no será la única novedad del evento online. Puedes seguir la presentación de realme Tech Life desde casa, solo tienes que apuntar hacia el canal de YouTube de España. Comienza a las 14:00 horas.

Como bonus, acompañando a esta nueva familia de dispositivos, vamos a encontrarnos con la estrella de la temporada en teléfonos móviles, el todopoderoso realme GT, uno de los primeros modelos que estrenan el hardware más deseado del año, el Snapdragon 888.

Ya conocemos la impresionante relación entre especificaciones y precio que consigue realme en sus productos, así que todo apunta a que tanto sus propuestas AIoT como el realme GT volverán a ser aptos para todos los bolsillos sin renunciar a grandes prestaciones. ¿Estás interesado en descubrir qué tienen que ofrecerte? No puedes perderte la presentación.

Imágenes | Wikipedia/Larry D. Moore/Romkey.com